Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2017

DESEAR EL ZEN 53

Imagen

DESEAR EL ZEN 52

Imagen
Lo que ha de ocurrir en nosotros acaba aconteciendo (a modo de preanuncio) desde antes: como un paño que se desenvuelve deja ver la trama entre los pliegues. 
La vida se vive en los pliegues, advierte Henri Michaux. La vida está hecha de los pliegues que oculta y que muestra, me permito acotar. La plenitud se vive desde un antes que va retrocediendo hacia lo anterior (si puedo espacializar lo temporal). 
Así funciona el zazen: anticipo la sesión mediante una adecuada preparación de la jornada. Cada vez retrocedo hacia atrás en el tiempo, perfilando mis disposiciones, desde la noche y luego la tarde anteriores. Hasta que, al empezar la sesión matinal, advierto que en realidad llevaba varias horas contemplando. O que acaso me dormí contemplando. 
Alberto Silva

DESER EL ZEN 51

Imagen

DESEAR EL ZEN 50

Imagen
Mirar con los ojos del Zen. La obra mayor de Dôgen se conoce como Shôbôgenzô. Una traducción trabajosa (y a la vez fehaciente) del término daría: la existencia verdadera equivale al tesoro de saber mirar. 
Un practicante asiduo de zazen aprende a sospechar lo que llega a significar tan grandioso apelativo. Y descubre que esa definición del Zen constituye un koan que se desmigaja con la práctica, la de quien se deja empapar por una musiquita fascinante.
Alberto Silva

DESEAR EL ZEN 49

Imagen