Entradas

Mostrando las entradas de enero, 2018

DESEAR EL ZEN 82

Imagen
A lo largo de su historia, el Zen más de una vez se ha mostrado moribundo (social e institucionalmente). Sekkei Harada, por ejemplo, sostiene que hoy por hoy "en Japón el Zen se está muriendo", afirmación lapidaria muy al estilo del Zen de todos los tiempos.

Por contra el Zen consigue mantener abierta (dada su característica de quehacer-de-la-persona-individual) la posibilidad de una "práctica" que lo revive. Pero solo renace cuando es veraz y entregado (shoji). 

Aquí se plantea otro asunto: en el caso de planteamientos que son únicamente discursivos, ¿qué herramienta podría restaurarlos? La pregunta se aplica tanto a la filosofía new age como al psicoanálisis lacaniano, aquejados (de distintos modos) por la enfermedad de la explicación y prisioneros de un pegajoso síndrome argumental. 

En lo que planteo caben en bloque las propuestas religiosas de todo signo. Y naturalmente el mismo Zen cuando hace trampa (cosa que aquí y allá ocurre con frecuencia). ¿Y cuándo hace t…

DESEAR EL ZEN 81

Imagen
Ahora que el impulso new age cumple 60 años, llega el momento de decir que su propuesta inicial parecía bastante mejor (más lista, honesta, arriesgada y prolija) que la que hoy defienden en su nombre algunos de sus paladines. Puedo afirmarlo en los casos de Japón y de Argentina, de USA o de otros lugares. 

La propuesta new age necesita un cepillado urgente. 

Lo mismo puede ser dicho de la gran mayoría de las visiones vertidas en lenguajes. La del Zen, sin ir más lejos. 
Alberto Silva

DESEAR EL ZEN 80

Imagen
No me preocupadejar ver que soy un antiguo, que no estoy actualizado. El diseño perfecto de una silla Thonet no requiere diseñadores que la remocen. 

En materia de Zen, me gustaría ser lo que la banqueta Nelson es a la austera mueblería de mi casa: homenaje a una belleza certera transformada en parte de mi envoltorio cotidiano. Cuando deja de ser motivo de gozo (e incluso de percepción consciente), lo hermoso a veces se traduce en aceptación de algo inevitable, como un verso certero que hay que dejar tal cual: ¡No la toques ya más, // que así es la rosa!
Muchos no conciben, no entienden, no toleran la primacía de lo vivo, concretada en cuerpos imperfectos, concretos e inmediatos al punto de producir incomodidad: añejos, estropeados, ajenos al canon (y al salón) de belleza; en suma ¡feos! La reivindicación de una primacía de lo materialmente corpóreo la consideran escandalosa, como mínimo impertinente. En todo caso: disolvente y desagradable. 

Pulula en cambio un Zen dualista, esteticista…

DESEAR EL ZEN 79

Imagen
Huellas de un día de verano en la arena.

Zen es dejarse llevar por lo material, hasta las últimas consecuencias. Se alinea en el minoritario bando del ch’an chino (antecedente directo de un Zen capaz de dar en la tecla). Hubo en el siglo XI un practicante laico especialmente inspirado, Pai Chan. 

Resumía la propuesta del Zen en estos términos: instalarse en el mundo material, vivir la vida de los sentidos, volverse libre de los acontecimientos. Electrizante, ¿verdad? Y claro de entender: como soporte doctrinal alcanza y sobra. 

Alberto Silva

DESEAR EL ZEN 78

Imagen
Llevar adelante el programa radical de Pai Chan (materialista, sensorial, libertario) requiere un valor que pocos tienen. En este punto el chino me recuerda las cogitaciones del latino Lucrecio: permitir que la materia campe por sus fueros en nosotros. 

El Zen parece hecho justo para emprender la infrecuente hazaña de desarrollar en el individuo el coraje necesario para empuñar la vida y seguir avanzando. 

Si quisiéramos ponerle música a este espinoso tema, podríamos cantarlo con letras de George Harrison. En 1972, algunas de sus canciones en Living in the material world a más de uno le llegaron al alma. 
Alberto Silva

DESEAR EL ZEN 77

Imagen

DESEAR EL ZEN 76

Imagen
Enarbolando Zen y zazen, uno experimenta la paradoja de enamorarse a la vez de la materia (lo físico, lo carnal, lo natural) y del vacío desnudo (donde uno sospecha que podría sin problema llegar a remansarse y flotar). 
Alberto Silva

DESEAR EL ZEN 75

Imagen

DESEAR EL ZEN 74

Imagen